Cuando hay una o un menor en la familia, nos solemos preguntar si tener una mascota en casa es bueno o malo, o si estos son beneficiosos o perjudiciales para la vida de las niñas y niños.

También nos cuestionamos a la cabeza que tipo de mascota es la mejor para nuestras hijas e hijos. Y si crearán una rivalidad o una incertidumbre al cuidarlo. Además, nos solemos plantear qué edad es la más indicada para “incluir” una mascota en el hogar.

Son muchos los estudios que certifican que la vida del menor se ve enriquecida cuando aparece una mascota en casa:

> Ayuda a la prevención de enfermedades respiratorias, así como alergias ya que, en el caso de los perros, el microbio dentro del polvo asociado a estos puede colonizar el tracto gastrointestinal y modular una respuesta inmune.

> Crea una disminución de la presión arterial tanto en niñas y niños como en los adultos.

> Aumenta las habilidades sociales y cognitivas, así como, la responsabilidad, ya que al tener una mascota y vincular la educación de la niña y/o el niño con la manutención de la mascota, se crea una responsabilidad hacia el cuidado de esta, como por ejemplo a la hora de sacarlo a pasear, ponerle la comida, bañarlo, etc, y así, desarrollan de manera positiva y con facilidad las habilidades emocionales.

> Aumenta su nivel empático hacia la mascota ya que, podrá observar si ésta está tranquila inquieto, triste o alegre. Les proporciona cómo de importante es cuidar y respetar aquello que se quiere, valorar y respetar la compañía de la mascota.

> Disminuye la soledad, ya que, al estar en contacto con la mascota, la niña o el niño lo ven como un amigo más y le permite una interacción constante con el animal.

Otra de las cuestiones es saber cuál es la edad adecuada de las niñas y niños para tener una mascota.

No hay una edad concreta, ya que, dependiendo de la edad de las niñas y niños, les proporciona un beneficio distinto. Por ejemplo, cuando son bebés, las mascotas ayudan en el desarrollo cognitivo, puesto que disfrutan de los aspectos sensoriales de los animales y aprenden sobre ellos. Cuando la edad de las niñas y niños alcanza los 3 años, estos despiertan la empatía hacia las mascotas y con ello el conoce y distingue los estados emocionales del animal.También se debe de tener en cuenta que la salud es primordial para que las posibles enfermedades que pueda tener la mascota no aparezcan y con ellas un contagio a las personas que lo rodean. Por ello es importante mantener al día todas las vacunaciones y seguimientos necesarios para que la convivencia entre el animal y las pequeñas y los pequeños sea óptima.

Hay que añadir que ya no sólo se encuentran las típicas mascotas en las familias; los perros o gatos, pajaritos o peces no son los únicos animales que se pueden tener en una casa. Ha aumentado la adquisición de otro tipo de animales, así como hámster, cobayas, hurones, conejos, etc. Es por tanto que hay que tener en cuenta, las instalaciones que tenemos para que la mascota que queramos adoptar se encuentre a gusto y con ello la relación con el menor sea la adecuada.

Son muchos los beneficios que tienen los menores al tener una mascota en casa, siempre que se mantenga una relación sana entre ellos y un control hacia ambas partes tanto de manutención como emocionales para que la relación sea placentera y beneficiosa para ambos.