Hace poco vimos en una interesante entrevista de la periodista Eva Millet, en la que hizo referencia a un tema ya conocido; los “padres/madres helicóptero”.

Es natural preocuparnos por nuestros/As hijos/As; dadas las exigencias de la sociedad actual, el interés porque “mi hijo/A sea el mejor” y la presión educativa que existe, muchos pequeños crecen bajo nuestra supervisión constante.

Puede ser que creamos que sólo así conseguiremos que tengan las mejores oportunidades y que se desarrollen de la manera mas efectiva. Sin embargo, esto es un error muy común que, a la larga, puede ocasionar ciertas dificultades en su capacidad para desenvolverse por el mundo.

Nuestra labor como educadores pasa por otorgar oportunidades de crecimiento y consejo, pero no tanto de control. Para conseguir que nuestros hijos/AS sean independientes, conviene enseñarles la importancia de la responsabilidad, sobre todo de sus acciones y decisiones. Para ello, y de manera muy práctica, os sugerimos algunas indicaciones que pueden resultaros útiles:

  • Mostrar apoyo incondicional sin ser directivos, manteniendo una actitud de disposición para guiar su camino cuando lo necesiten.
  • Mostrarles las señales de peligro más frecuentes y tratar de que respondan adecuadamente ante el estrés y la ansiedad, enseñándoles cómo hacerlo.
  • Tratar de escuchar sin realizar juicios y hacer preguntas en las que no mostremos nuestras dudas sobre sus acciones y decisiones.
  • Dejar que sean ellos los que obtengan sus propios logros y equivocaciones. Al no intervenir en sus tareas u objetivos, permitimos que vayan adquiriendo mayor capacidad de confianza sobre sus acciones.
  • Mostrarnos precavidos a la hora de expresar nuestra opinión; habrá ocasiones en las que llegarán a las mismas conclusiones por su propio medio, y así, desarrollarán habilidades de razonamiento.

Recordar que, siendo nuestro deber ser sus guías en el correcto desarrollo de su crecimiento, lo ideal es permitir que se cometan errores; es imprescindible para que aprendan a superar esos retos, consigan mejorar la tolerancia a la frustración, y se conviertan en personas  más independientes; ánimo, educar es apasionante!!!