Como sabéis, desde el blog de IVAPEC estamos realizando especial hincapié en aportar directrices para afrontar de la mejor manera el divorcio según la edad que tengan los hijos/as.

 

divorcio y adolescentesEvidentemente, superar una separación es un proceso complicado a cualquier edad. Sin embargo, durante la adolescencia es importante estar atentos, porque además del proceso de madurez y de búsqueda de la propia identidad del adolescente, se añade el sufrimiento que supone la ruptura de la unidad familiar.

En esta etapa, es frecuente que pongan a prueba a sus padres para confirmar los límites que establecerá cada uno. Les suele producir inseguridad la duda acerca de la cercanía de sus padres y si van a mantenerse a su lado. Es posible que intenten obtener concesiones de uno mientras que no piden permiso al otro. Por ello, es importante establecer los criterios educativos por igual en ambas casas, puesto que aportará seguridad al adolescente.

Es posible que los hijos/as organicen estrategias para favorecer reencuentros entre sus padres, en muchos casos manifestando algún tipo de malestar como dolores de cabeza, barriga, mareos, etc.

Por ello, es importante exponerles en qué consiste el divorcio y hablar abiertamente de ello sin entrar en detalles específicos de los motivos que han supuesto esta decisión. Sin embargo, conviene aclarar aquellas dudas que le/les preocupen como la custodia, hogar, cambios…

Evidentemente, los hijos/as quieren a ambos padres, por lo que es fundamental no convertirles en un sustituto/a del padre/madre o confidente.

En muchos casos, suelen reflejar su malestar en el colegio, por ello, resulta conveniente informar en el centro y mantener el contacto con el tutor/a.

Por último, es importante favorecer que los hijos/as se vean con frecuencia con el otro progenitor. En cualquier caso, conviene asesorarse con un/una profesional para realizar este proceso desde una perspectiva en la que sea posible educar a los jóvenes en valores como la templanza y la perseverancia.