¿Por qué es importante formarnos como padres y madres?

Funcionamos diariamente accionando la velocidad al máximo. Tenemos la sexta marcha incorporada, por defecto, en casi todo lo que hacemos: nos levantamos corriendo, tomamos un café de pie, mientas preparamos la merienda de los hijos/as, llegamos al trabajo estresados, comemos deprissa y mal, exceso de información, de tareas, de propuestas…

Sin apenas darnos cuenta, se va dejando de lado “aquello” que realmente dota de sentido todo lo que hacemos: los hijos/as, ¡por encima de todo, que sean felices!

formacion-padres-madres

El ingrediente principal de la felicidad, es que haya amor en la familia. No obstante, no basta con que exista ; se ha de manifestar. Si los adultos necesitamos sentirnos valorados, apoyados, sabedores de que alguien se preocupa de ti, en definitiva, queridos ¿cuánto más lo necesitará un hijo/a, al que aún se le ha de proteger hasta en sus necesidades más básicas?

Nos gusta controlar ese hiperactivismo pero, en ocasoines nos faltan claves y recursos.

Por eso es importante priorizar y marcar las paradas que sean adecuadas y sirvan de ayuda para guiar a los hijos/as hacia la plenitud a la que todos los padres y madres aspiran.

Un hijo/a necesita saber que sus padre/madre están ahí para ayudarle y guiarle, para ello es imprescindible la formación.

Las actividades formativas para padres y madres, ayudan en la tarea de mejorar las competencias educativas. No olvidemos que son los padres/madres los principales responsables de la formación de sus hijos/as.

Una de las formas de manifestar el amor que unos padres/madres tienen por sus hijos/as, es haciéndoles ver que se preocupan por ellos/as. Los hijos/as pasan la mayor parte del día en el colegio, por lo que el informarse de lo que en él/ella acontece, debe ser uno de los objetivos prioritarios en su labor: conocer a sus profesores/as, hablar con ellos, acercarse a las actividades que desde le colegio se proponen, etc.

Todos queremos que en el futuro, sean personas con criterios y valores claros y que presten un servicio útil a la sociedad.

Los procedimientos de los padres y madres para ayudar a los hijos/as se apoyan en:

  • Tener autoridad
  • Ser serviciales
  • El afecto
  • La formación, entre otras cosas, para saber dar razones, de forma convincente, de lo que está bien y lo que está mal
  • El propio ejemplo
  • La exigencia
  • El esfuerzo

Formar supone mucho esfuerzo, por eso, a de hacerse sintiendo la alegría de disfrutar con ellos.

“Tocar al niño es tocar el punto más delicado y vital, donde todo puede decidirse y renovarse, donde todo está lleno de vida, donde se hallan encerrados los secretos del alma, por ahí se elabora la educación del hombre del mañana” María Montessori

Mar Sánchez Marchori

Directora de IVAPEC