Muchos padres y madres que acuden a IVAPEC, comentan su sorpresa al acudir a una tutoría o hablar con los padres de otros compañeros y escuchar que su  hijo/a presenta comportamiento ejemplar, sin embargo, en casa se da una realidad  totalmente diferente.

Es importante normalizar los cambios de comportamiento según el contexto en el que se encuentren los niños y las niñas. La causa general de este cambio viene definida por algunos aspectos diferenciales:

  1. Autonomía: En la escuela suelen ser capaces de desarrollar un alto número de tareas de forma autónoma, mientras que en casa no.
  2. Obediencia: Intentar no repetir insistentemente una orden, sino darles tiempo y espacio para que respondan.
  3. Hábitos de sueño: En casa se pueden mostrar incómodos ante el hecho de tener que ir a dormir, mientras que en el colegio son capaces de dormir pese a la presencia de otros niños, luz, ruido, etc.
  4. Orden: Establecer una rutina como las que tienen en la escuela nos puede ayudar a mejorar el comportamiento en casa.
  5. Rutina de comportamiento: Los límites en casa son necesarios para que sepan hasta donde pueden llegar en cada momento.
  6. Hábitos alimenticios: Es normal que en casa se vuelvan más cómodos a la hora de comer, tomando hábitos y posturas indeseables, así como rechazar la comida si no está a su gusto. Mientras que el comportamiento en el colegio puede ser totalmente opuesto.
  7. Reacción ante las órdenes: Los educadores suelen tener reacciones más exageradas y explosivas que son más susceptibles de crear enfrentamientos verbales y una gran tensión familiar.

También es conveniente plantearse si el estilo educativo en casa está empobreciendo al niño y generando incoherencias entre las pautas dadas en la escuela y las dadas en casa, ya que si es así, se estará fomentando una pérdida de autoridad de los padres.

A continuación enumeramos las pautas orientativas para el hogar:

  1. Pedir consejo a la escuela o a un profesional: Es importante que sigamos las mismas pautas y línea de trabajo que la escuela con tal de no crear incoherencias. Además es necesario completar gradualmente la formación como padres, a través de libros, revistas, páginas web especializadas, etc.

Desde IVAPEC se prioriza en el asesoramiento educativo en valores, tema de sumo interés para los padres y madres que asisten a estos cursos monográficos.

  1. Establecer objetivos claros: Plantear objetivos en los que se indique al niño lo que se espera de él/ella. Cada niño requerirá unos objetivos y una metodología diferenciados en función de sus necesidades y su modo de ser.
  1. Organizar los ritmos: Establecer una temporalización para el planteamiento y consecución de los objetivos. También seguir un orden concreto a la hora de trabajar las ideas propuestas. En educación es muy importante ser Modestos!!!

Para seguir estas indicaciones, será necesario explicar al niño en qué consiste el objetivo y cómo se plantea su consecución; no caer en la repetición de lo que esperamos de ellos (debemos exigir, pero siempre estando a su lado para que sientan el apoyo y la confianza que tenemos en ellos) y dotarles de un cierto grado de autonomía, darles la oportunidad de realizar determinadas tareas, aunque les lleve más tiempo que a nosotros. Desde IVAPEC se pretende dotar de herramientas educativas a los padres y madres ante la apasionante tarea de educar!!!

diagnostico-estimulacion-02