Esta semana comentaremos los cambios de horario durante las vacaciones de verano y las implicaciones que conlleva para nuestros hijos/as!!  El verano es una etapa en la que es conveniente desconectar de la rutina diaria del trabajo o la escuela.

Hacer actividades diferentes y experimentar nuevas tareas es muy recomendable. Sin embargo, no hay que olvidar los beneficios de mantener unas normas sobre horarios y ritmos.

Aunque no mantengamos los mismos hábitos de modo estricto, es recomendable respetar ciertos horarios, teniendo en cuenta las horas de sueño, comidas, aseo personal, etc. Os proponemos unas sencillas pautas para que podáis aplicar con los vuestros en el verano:

  • Establecer rutinas y hábitos imprescindibles: lavado de dientes, aseo personal, etc. Estas acciones deben estar siempre presentes, incluso en época de vacaciones.
  • Incluirles en las tareas familiares: Aun cuando no vayamos a estar en casa, es positivo colaborar en las tareas de orden de la ropa, cuidado y recogida de juguetes, etc. Si estamos en casa, es conveniente pedirles que realicen igualmente las tareas con nosotros.
  • Incentivar hábito de lectura o trabajo cognitivo: Realizar tareas variadas que supongan retos mentales para ejercitar nuestro cerebro sin necesidad de tomarlo como una labor pesada, sino incluido en nuestra parte de ocio.
  • Seguir reconociendo el buen comportamiento de nuestros hijos: A veces, en verano, es fácil distanciarse de las normas de conducta que solemos establecer durante el curso escolar. Es conveniente que se sigan aplicando dichas normas para ayudarles en su aprendizaje.

El verano es un tiempo de disfrute con la familia; disponer de momentos agradables tanto en pareja como con los hijos/As es algo imprescindible. ¡¡Feliz verano!!