Las tecnologías han venido para quedarse, eso es evidente. En este post comentaremos brevemente la influencia de las tecnologías en las relaciones familiares. Es habitual que los niños y niñas perciban los ordenadores, tablets, móviles, etc., como algo divertido, y al mismo tiempo, como educadores analicemos estas herramientas desde una perspectiva más preocupante.

El acceso a los nuevos medios de comunicación supone un nuevo escenario en la relación de autoridad entre la familia. Frente a estas nuevas tecnologías, los pequeños tienen ventajas sobre sus progenitores, ya que las pantallas forman parte de su vida diaria y su actitud hacia ellas es mucho más abierta.

Estudios recientes reflejan que, al parecer, hay diferencias entre padres y madres en cuanto al control o supervisión sobre el uso de las herramientas actuales. Otra cuestión es el hecho de que el principal foco de conflicto en las familias por cuestiones relacionadas con el uso de las nuevas tecnologías se centre en el número de horas que los hijos dedican a éstas.

Es conveniente centrarse en la calidad de los contenidos que ven o su conveniencia. Como educadores, tenemos un abanico muy amplio de comportamientos ante el uso de las tecnologías por nuestros hijos/as. Pero, básicamente, pueden girar en torno a la confianza en base a la intervención activa durante los momentos de uso de internet.

  • Nos referimos a las situaciones que, como padres, decidimos abiertamente hacer uso de internet con nuestros hijos/as, preguntándoles en ocasiones por lo que hacen con el ordenador, o recomendando páginas web determinadas. De esta manera, tratamos de reforzar la confianza que tienen depositada en nosotros, mostrando la importancia de hacer un uso responsable y previniendo los riesgos que implica navegar por la red.

Si os interesa ampliar acerca de este tema, os recomendamos el libro Tsunami digital, os encantará!!!